lunes, 29 de octubre de 2012

Ocho Modos de hacer Filosofía

Ocho Modos de hacer Filosofía
Por philosophico - 14 de Octubre, 2009, 0:36, Categoría: Artículos sobre investigación filosófica

http://proyectoarje.blogspot.com

Revista Arjé. Tercera Época, Nº2



Setiembre, 2009



Ocho modos de hacer filosofía



Jorge Aguirre Sala *



 

Aprehendiendo ideas de Bernard Lonergan, S.J., expuestas en su Método en Teología, podríamos transliterar dicho modelo a la construcción de la Filosofía en ocho especificidades. No todas implican el quehacer filosófico puro, ni la investigación metódica o una muestra del avance de la Filosofía a lo largo de la historia, si esto pudiera concebirse de manera lineal y al margen de lo discutible de una o varias "evoluciones" filosóficas.



En primer lugar tenemos la investigación de los datos. El filósofo busca en la realidad o a través del filosofar de otro colega. La investigación está determinada por el interés y el entorno del investigador. El dato sobre otro colega obedece a la coincidencia de propósito y depende del acceso correcto a la fuente. La investigación del dato también nos lleva a establecer relaciones entre la Filosofía y otras esferas de la vida. Es obvia la interdisciplinaridad de la Filosofía con el lenguaje, las ciencias naturales y humanas y demás áreas del saber. Por ejemplo, el dato referente a la percepción y la sensación nos llevan a preguntar: ¿el valor del saber sensible es igual al inteligible o es menor? Podríamos rastrear la respuesta en Kant o en Platón. En el caso de Platón investiguemos su exposición en La República (509 d): la diferencia entre el saber sensible (doxa) y el inteligible (epísteme), dice el dato en griego, es "ánisa". Pero "ánisa" significa de valor desigual, mientras "ánísa" significa de valor igual. Platonistas como Adam, Chambry, Shorey, Schneider, Steinhart, etc. discuten este dato y, en caso de pronunciarse por la desigualdad, discuten cuál (doxa episteme) debe ser mayor. De igual minucia resulta la investigación que indaga, en otro ejemplo, si la noción de a priori, en el prólogo de la Crítica de la Razón Pura de Kant, tiene algún cambio de connotación entre la primera y segunda edición.  Existen libros y congresos completos para discutir estos detalles, por ello, la necesidad de la segunda especificación.



Después de la investigación de lo dicho o escrito, es necesaria la interpretación para captar válidamente la significación del dato. Esta es una tarea hermenéutica que ubica al dato en su contexto histórico, y al autor del mismo en su modo (circunstancias e intención) y nivel particular de pensamiento y expresión. El resultado de la interpretación es un comentario o una monografía. Hoy en día estos trabajos se denominan "tesis" a pesar de no sostener, precisamente, "ninguna tesis", de parte de quién las redacta. Así por ejemplo hay quién dirá: a priori, según Kant, significa con anterioridad a la experiencia. Y otros alegarán que significa con independencia de la experiencia. Sea de ello lo que fuere, antes de saltar todos sabemos que no podemos brincar nuestra propia sombra y que el conocimiento intelectual aventaja al sensible, sobre todo si el salto es hacia el vacío.



En tercer lugar ha de establecerse la historia. Ésta puede ser básica, especial o general. La historia básica nos enseña dónde, quiénes y qué. Presenta las acciones humanas. Pero también se debería presentar las influencias de la realidad sobre el pensamiento. La historia especial trata de los movimientos culturales, institucionales o doctrinales. Aquí cabe reseñar una historia de las ideologías y no la micro historia o cualquier historiografía contemporánea. La historia general, hoy en día, es imposible después de las reflexiones de Theodor Adorno. Por eso, en el mejor de los esfuerzos, junto con Lonergan, cabría describirla como una historia básica iluminada y completada por los múltiples trabajos de la historia especial. La historia de la Filosofía se conforma, habitualmente, según dos actitudes. La primera es relativista; pasa revista a la diversidad de doctrinas para plantear con amplitud un problema. Hace la revisión histórica de una tesis, sus pros y contras. La segunda es una actitud conciliadora para la conformación de una Philosophia perennis. Ésta sostiene la permanencia de una misma verdad por debajo de sus diversas expresiones históricas. La historia de la Filosofía tiene, además, un solo origen en diversos inicios, pues cada filósofo tiene sus raíces, cada parte de la Filosofía sus ramificaciones y superposiciones, y también existe la versión escolar que corre paralela a las fuentes mismas. Pero el origen es uno y el mismo: la esencia del filosofar se da en la pregunta nacida del asombro o la duda. Muy distinta de los inicios, que inclusive pudieron provocar el filosofar hasta por equivocación. ¿Por qué habríamos de valorar el conocimiento intelectual con anterioridad a la experiencia? Quizá para no cometer los errores de Platón y Kant y elevarnos desde sus anchos hombros para ver, como ve el pequeño, parado en la espalda de los gigantes.



Ahora bien, es común observar entre filósofos las discusiones interminables sin llegar a un acuerdo, pero lo curioso es cómo se entienden entre sus disidencias. He aquí la necesidad de la cuarta especificidad: la dialéctica. Filosofar va más allá del dato y su significación. El alegato filosófico ahora descansa en la demostración, en el poder persuasivo, la vigencia y alcance de verdad. Aunque para Lonergan la dialéctica pretende adquirir un punto de vista incluyente, en la Filosofía resulta lo contrario: excluye de la veracidad a las doctrinas filosóficas discrepantes. Entonces, por dialéctica filosófica (distinta de la teológica) no se establece un diálogo apologético donde todas las posturas son incluidas y se desea comprender al interlocutor. No se busca superar oposiciones verdaderas o falsas en una síntesis integradora, eliminando las oposiciones inútiles. Se desea eliminar las tesis opuestas o diferentes para establecer la propia doctrina (tomadas así las ideas, no hay Philosophia perennis ni fusión de horizontes de significatividad al estilo gadameriano). La dialéctica platónica es distante de la dialéctica trascendental kantiana, pero lo dialéctica de la construcción filosófica sólo hará sobrevivir a las tesis que alcancen la verdad sin réplicas.



Abrazar la verdad es imprescindible para vivir en la Filosofía y no de la Filosofía. Por ello, al persuadir o ser persuadidos es necesaria la exposición de fundamentos y justificaciones que exhortan a "profesar" una Filosofía. No hay más un creer que (que es dudar), sino un creer en (que es entregarse a la evidencia). Así como la conversión religiosa transforma al sujeto, la quinta especificidad de la Filosofía, la fundamentación, le da la pauta para una nueva cosmovisión. Con ello, cambia su existencia, designios y modos de obrar. Tal cual le sucedió a Platón cuando conoció a Sócrates o a Kant cuando Hume "lo despertó de sus sueño dogmático".



Después de la fundamentación viene la especificidad de establecer doctrina: hacer juicios. Realizar un conjunto de afirmaciones cuya veracidad proviene de los fundamentos y la dialéctica, convierte el filosofar en justificaciones irrecusables, selección de verdades y eliminación de imprecisiones. La doctrina da actualidad y aplicabilidad a sus verdades, le dota de fortaleza. Así, el mito de la caverna platónico sigue vigente o la participación de la subjetividad en el conocimiento, como lo formuló Kant, está más en boga que nunca.



Sin embargo, las doctrinas son perfectibles y actualizables. Si, en efecto, suscitan nuevas cuestiones, también habrán de responder a lo largo de la historia a circunstancias imprevistas. Tal cual lo hacen, por ejemplo, los aristotélico-tomistas ante asuntos como la clonación o los transgénicos. Y no menos la doctrina debe incorporar nuevos descubrimientos. Por ello, la sistematización en una organización completa, coherente y omniabarcante, haciendo de la doctrina un todo orgánico que se establece como un corpus de enunciados es imprescindible. De ahí, la elaboración de vademecums¸ decálogos, summas, enciclopedias, manifiestos, tratados, compendios, diccionarios, etcétera, para dejar establecido el conjunto de afirmaciones a los cuáles los doctrinarios deberán hacer referencias. Muchos filósofos no lo hacen explícitamente, pero son sólidamente sistemáticos. Nietzsche es un ejemplo privilegiado de la expresión filosófica lírica y cabalmente sistemática.



La última de las especificidades es la comunicación. La Filosofía ha reconocido que se nutre de la realidad y de las fuentes de conocimiento sobre ella, pero desea explicarla e incidir en su transformación. La comunicación o divulgación de la Filosofía ha de adaptarse a los cambios culturales con expresiones apropiadas para los diversos lugares y tiempos a proyectarse. De ahí las "introducciones" a Kant o Platón, las monografías sobre Nietzsche o el eterno retorno donde encontramos el dato de nuestro comienzo al filosofar, pero no del inicio de la Filosofía. Porque, querámoslo o no, en este oficio, siempre hay que andar "principiando".



 

Doctor en Filosofía, Catedrático en la Universidad de Monterrey, México


Afectuosamente en Cristo Jesús,
 
Pbro. Jorge Luis Zarazúa Campa, fmap 
Renato Leduc 231
Col. Toriello Guerra
14050 México, D.F.
Tel. 01 55 56655379
Fax 0155 56654793
URL: http://www.padreamatulli.net
Blog: http://zarazua.wordpress.com
P Este correo es amigo del medio ambiente. Piénselo bien antes de imprimirlo. Before printing think about the environment. Avant d'imprimer, pensez à l' environnement.

jueves, 25 de febrero de 2010

Los obispos ante la inseguridad

Los obispos ante la inseguridad
Erasmo Sáenz Carrete
http://impreso.milenio.com/node/8725392
 
2010-02-25•Acentos
El Episcopado mexicano acaba de publicar un documento de gran trascendencia para el país, pues se analiza la situación de inseguridad: "Que en Cristo Nuestra Paz México tenga Vida Digna". Quizás desde 1968, cuando los obispos mexicanos analizaban la situación de aquel entonces (carta pastoral "Sobre el desarrollo e integración del país"), un documento de esta naturaleza no se había publicado. Destaca por su oportunidad, claridad, valentía, neutralidad y un profundo mensaje religioso.
Debe subrayarse que en algunos lugares del territorio nacional, varios obispos ya se habían pronunciado sobre esta realidad. Fue el caso de la Arquidiócesis de Durango en dos ocasiones, los obispos del Noreste en 2005, la provincia de Acapulco y Guadalajara en 2008. Ecos de sus análisis se encuentran en este documento preparado por la Comisión Episcopal para la Pastoral Social.
La situación que vive el país en términos de violencia se ha vuelto "estructural". Llama la atención a los obispos que la delincuencia organizada se dejó crecer (número 13) y que México pasó de ser un proveedor de estupefacientes a convertirse en un consumidor. Pero el origen de todo ello es el sistema social, económico y político excluyente, desigual e injusto, donde "la concentración de riqueza (está) en pocas manos" (33). En el campo, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte no logró que el país consiguiera la "soberanía alimentaria". La pobreza, pues, es el caldo de cultivo para atraer, principalmente, a los jóvenes a un espejismo de ganancias rápidas y un cierto poder. En el campo, por su abandono, resulta por coacción o seducción "más rentable" la siembra de estupefacientes (37).
Otro de los males que han desencadenado el actual estado de cosas es, sin duda alguna, la corrupción que los jerarcas definen "como una forma de violencia". Pero el éxito de la seguridad "no se relaciona directa y principalmente con la capacidad bélica", sino con pleno empleo y más educación (50). La procuración y administración de justicia y un régimen penitenciario deficientes son también elementos que han abonado a la actual situación. Particularmente las prisiones experimentan una crisis grave donde se convierten en "universidades del crimen".
Los obispos, además, alertan ante posibles salidas, como negociar con el crimen organizado. Si en el pasado estas prácticas se dieron, hoy más que nunca este tipo de soluciones son "inadmisibles". Sería tanto como entregar porciones del poder o territorios al narcotráfico.
Los medios de comunicación tienen una gran responsabilidad: "La transmisión de contenidos violentos, que recurre al sensacionalismo sangriento, que narra con lujo de detalles las acciones criminales y los hallazgos macabros; que repite, una y otra vez, los modos de operar de los delincuentes, sus mecanismos de tortura o de eliminación de las víctimas, genera en la sociedad miedo y desconfianza, con lo que se afecta la convivencia social y se daña el tejido social" (88).
Por eso es urgente "abordar la compleja realidad de la violencia que se vive en México desde un enfoque de salud pública que permita asegurar para el mayor número de personas el beneficio de la seguridad y de la paz" (99). Para ello hay que sortear tres crisis graves de la realidad mexicana: de legalidad, del tejido social y de moralidad.
En estas circunstancias, el creyente tiene una amplia responsabilidad: "Por ello reconocemos que la inseguridad y violencia que vivimos son un signo del debilitamiento de la vida cristiana en el conjunto de la sociedad y de ello, quienes nos confesamos cristianos, debemos asumir nuestra responsabilidad" (152). Un cambio estructural es necesario, "el cambio de las estructuras injustas es importante para disminuir la hiriente desigualdad que hay en México. Es necesaria una incidencia significativa de los cristianos en la política, en la economía, en la cultura y en todos los campos de la vida social…" (166).
Al hacer un llamado a los gobernantes, fuerzas armadas, partidos políticos, los obispos interpelan a "la sociedad… responsable de participar vigilando y verificando que las autoridades asuman a cabalidad el compromiso que tienen con el pueblo, atendiendo a los factores que contribuyen en la vida social, económica, política y cultural a la inseguridad y a la violencia" (246). En suma, es un llamado a todos los actores de la vida de México para revertir el clima de violencia y trastocar el cáncer social del narcotráfico.
scea@xanum.uam.mx



--
Afectuosamente en Cristo Jesús,

P. Jorge Luis Zarazúa Campa, fmap
Renato Leduc 231
Col. Toriello Guerra -Tlalpan
14050 México, D.F.
Tel. 01 55 56655379
Fax. 01 55 56654793
http://zarazua.wordpress.com

domingo, 22 de febrero de 2009

CAMBIAR O MORIR. La Iglesia ante el futuro

CAMBIAR O MORIR. La Iglesia ante el futuro

 

Les envío el nuevo libro del P. Flaviano Amatulli Valente, fmap.

 

Compártelo con tus familiares y amigos, impreso o reenviándolo a tu lista de contactos.

 

________________________________________________________________________

Presentación


¿Dónde estamos? ¿Adónde vamos? ¿Por cuáles caminos queremos llegar? Son las preguntas que tenemos que plantearnos, si queremos parar la actual sangría que estamos sufriendo como Iglesia y salir del bache en que nos encontramos.
Claro, antes que nada tenemos que estar dispuestos a poner todas las cartas sobre la mesa, renunciando a todo tipo de privilegios y aceptando compartir la misión con todo el pueblo de Dios, conscientes de que estamos viviendo momentos excepcionales de nuestra historia y, por lo tanto, necesitamos espíritu de audacia y creatividad apostólica para hacer frente a los retos que se nos presentan.
O nos seguiremos hundiendo. ¿Hasta dónde? Hasta que diga Dios, contestará alguien. No hasta que diga Dios —contesto yo—, sino hasta donde consientan nuestra flojera y pereza mental.
Pues bien, si compartes conmigo esta visión de la realidad que estamos viviendo, sigue adelante en la lectura de este folleto. De otra manera, te aconsejo que lo cierres de una vez y sigas con el programa televisivo de tu preferencia.

 

Tuxtepec, Oax.; a 5 de noviembre de 2008.

________________________________________________________________________

 

 

Envía tus comentarios a:

 

P. Flaviano Amatulli Valente, fmap

apostle@prodigy.net.mx

 



--
Afectuosamente en Cristo Jesús,

P. Jorge Luis Zarazúa Campa, fmap
Renato Leduc 231
Col. Toriello Guerra -Tlalpan
14050 México, D.F.
Tel. 01 55 56655379
Fax. 01 55 56654793
http://zarazua.wordpress.com

sábado, 21 de febrero de 2009

La infidelidad es el pecado que más confiesan los mexicanos

La infidelidad es el pecado que más confiesan los mexicanos

 

En la intimidad del confesionario, mexicanos y mexicanas se confiesan sobre todo y por igual culpables del pecado de infidelidad, seguido de las relaciones sexuales antes del matrimonio y el robo, según la Archidiócesis de México.
 
"Se da en ambos géneros por igual, antes eran más los hombres pero hoy están a la par", afirmó a Efe el portavoz de la Archidiócesis, Hugo Valdemar, quien definió el grupo de edad entre los 27 y los 50 años como el que más frecuentemente cae en esta tentación.

El tema preocupa a la comunidad religiosa de México, por lo que ocupa un espacio importante en la predicación sacerdotal, la catequesis y la preparación matrimonial. "Se ha hecho muy frecuente", explicó Valdemar.

Normalmente quienes se acercan a confesar este pecado lo han cometido de forma esporádica; cuesta más que se acerque quien mantiene una relación extramatrimoniales de manera continuada, "porque no quiere abandonarla", dijo el portavoz sacerdotal.

La infidelidad es, además, un pecado que se comete de forma frecuente en todo el país de acuerdo a las confesiones registradas en la capitalina Basílica de Guadalupe, según el religioso.

El santuario, considerado el corazón eclesiástico de México, atrae cada año a millones de peregrinos de todas partes del país y confiesa durante todo el día.

Pero no sólo es la infidelidad el pecado que mancha las conciencias de los mexicanos: las relaciones sexuales antes del matrimonio y el robo son también dos de las faltas más confesadas.

Igualmente, rencores, odios y envidias en la familia o el trabajo aparecen a menudo en el confesionario.

"Aunque la confesión ha disminuido, sigue siendo una praxis muy apreciada, con la que se experimenta paz y serenidad", dijo Valdemar. Además, "se ha perdido el miedo a acercarse al confesor", agregó.

El 90 por ciento de los aproximadamente 107 millones mexicanos se dicen católicos, aunque el porcentaje ha venido descendiendo en los últimos años.

Quienes no ponen un pie en el habitáculo con la reja donde el sacerdote presta oído y consejo al arrepentido son los miembros del crimen organizado, cuya acción ha dejado 10.500 asesinatos en los dos últimos años de acuerdo a las estadísticas oficiales.

"Por desgracia este tipo de personas no se acercan a confesarse, son sociópatas que no experimentan culpa", concluyó el portavoz de la Archidiócesis de México.

Según un estudio publicado recientemente en el diario L'Obsservatore Romano, a nivel mundial los hombres se ven más frecuentemente seducidos por la lujuria y las mujeres por la soberbia.

El género masculino cae también con frecuencia, por este orden, en la gula, la pereza y la ira. Soberbia, envidia y avaricia, por contra, se sitúan al final de su escala de pecados.

Las mujeres, después de la soberbia, fallan en cuestiones como la envidia, ira, lujuria y pereza.

--
Afectuosamente en Cristo Jesús,

P. Jorge Luis Zarazúa Campa, fmap
Renato Leduc 231
Col. Toriello Guerra -Tlalpan
14050 México, D.F.
Tel. 01 55 56655379
Fax. 01 55 56654793
http://zarazua.wordpress.com

lunes, 10 de noviembre de 2008

DECLARACION FINAL FORO CATOLICO-MUSULMAN

DECLARACION FINAL FORO CATOLICO-MUSULMAN

 

CIUDAD DEL VATICANO, 7 NOV 2008 (VIS).-Ayer por la tarde se hizo pública la declaración final de los participantes en el primer Seminario del Foro Católico-Musulmán, que se celebró del 4 al 6 de noviembre en Roma y cuyo tema fue: “Amor a Dios, amor al prójimo".

 

  Los 24 participantes y cinco consejeros de cada religión discutieron en estos días sobre dos grandes temas: "Fundamentos Teológicos y Espirituales" y "Dignidad Humana y Respeto Mutuo". “Los puntos de semejanza y de diversidad reflejaron el distinto genio específico de las dos religiones”, se lee en la declaración.

 

1. “Para los cristianos la fuente y el ejemplo de amor de Dios y al prójimo son el amor de Cristo hacia su Padre, hacia la humanidad y hacia cada persona. (...) El amor al prójimo no puede separarse del amor a Dios, porque es una expresión de nuestro amor hacia Dios. (...) Profundamente enraizado en el amor expiatorio de Cristo, el amor cristiano es misericordioso y no excluye a nadie; esto también incluye a los propios enemigos”.

 

  “Para los musulmanes, (...) el amor es un poder eterno trascendente que dirige y transforma el respeto humano mutuo. Este amor, como indicó el Profeta Santo y Amado Mahoma, es anterior al amor humano hacia el Dios Verdadero”.

 

2. “La vida humana es el regalo más precioso de Dios a cada persona. Por lo tanto debería ser preservada y honrada en todas sus etapas”.

 

3. “La dignidad humana deriva del hecho de que cada persona ha sido creada por un Dios que ama. (...) La persona requiere el respeto de su dignidad original y su vocación humana. Por lo tanto, él o ella tienen derecho al reconocimiento pleno de su identidad y libertad por parte de individuos, comunidades y gobiernos, apoyados por una legislación civil que asegure la igualdad de derechos y la plena ciudadanía”.

 

4. “Afirmamos que la creación de la humanidad por parte de Dios tiene dos grandes aspectos: la persona humana, la masculina y la femenina, y nos comprometemos conjuntamente a asegurar que la dignidad humana y el respeto se extienda hacia una igualdad básica entre hombres y mujeres”.

 

5. “El amor genuino al prójimo implica el respeto de la persona y a sus opciones en asuntos de conciencia y religión. Esto incluye el derecho de individuos y comunidades para practicar su religión en privado y en público”.

 

6. “Las minorías religiosas tienen derecho a ser respetadas en sus propias convicciones y prácticas religiosas. También tienen derecho a sus propios lugares de adoración, y sus figuras y símbolos fundamentales que consideran sagrados no deberían ser sujetos a ninguna forma de burla o ridículo”.

 

7. “Como creyentes católicos y musulmanes, somos conscientes de la necesidad y el deber de testimoniar la dimensión trascendente de la vida, a través de una espiritualidad alimentada por la oración, en un mundo cada vez más secularizado y materialista.

 

8. “Afirmamos que ninguna religión ni sus seguidores deberían ser excluidos de la sociedad. Cada uno debería ser capaz de aportar su contribución indispensable al bien de la sociedad, sobre todo en el servicio al más necesitado”.

 

9. “Reconocemos que la creación de Dios en su pluralidad de culturas, civilizaciones, lenguas y pueblos es una fuente de riqueza y por lo tanto nunca debería convertirse en causa de tensión y conflicto”.

 

10. “Estamos convencidos de que católicos y musulmanes tienen el deber de proporcionar una sana educación en valores humanos, cívicos, religiosos y morales a sus miembros respectivos y promover información exacta sobre las distintas religiones”.

 

11. “Creemos que católicos y musulmanes estamos llamados a ser instrumentos de amor y armonía entre creyentes, y para la humanidad en general, renunciando a cualquier tipo de opresión, violencia agresiva y terrorismo, sobre todo cuando se llevan a cabo en nombre de la religión, y manteniendo el principio de justicia para todos”.

 

12. “Apelamos a los creyentes a que trabajen por un sistema financiero ético en el cual los mecanismos reguladores tengan en cuenta la situación de los pobres y desheredados, tanto individuos, como naciones endeudadas. Apelamos al primer mundo a tener en cuenta la grave situación de aquellos afligidos más gravemente por la actual crisis en la producción de alimentos y su distribución, y pedimos a los creyentes de todas las religiones y a las personas de buena voluntad que trabajen juntos para aliviar el sufrimiento de los hambrientos, y eliminar sus causas.

 

 13. “Los jóvenes son el futuro de las comunidades religiosas y de las sociedades en su conjunto. Vivirán cada vez más en sociedades multiculturales y multirreligiosas. Es esencial que sean bien formados en sus propias tradiciones religiosas y bien informados sobre otras culturas y religiones”.

 

14. “Estamos de acuerdo en explorar la posibilidad de establecer un comité permanente católico-musulmán para coordinar respuestas a conflictos y otras situaciones de emergencia”.

 

15. “Esperamos con ilusión el segundo Seminario del Foro Católico musulmán, que será convocado aproximadamente dentro de dos años en un país de mayoría musulmana aún por determinar”.

 

  La declaración termina afirmando que “todos los presentes expresaron su satisfacción por los resultados del Seminario y sus expectativas de un diálogo productivo ulterior”.

OP/DECLARACION CATOLICOS:MUSULMANES/...            VIS 081107 (860)

 

Carta de la Conferencia del Episcopado Mexicano al Lic. Felipe Calderón Hinojosa

 

cid:image002.jpg@01C93F68.78E7B6D0

 

 

Ciudad de México, 5 de noviembre del 2008.

 

 

 

 

"Yo soy la Resurrección y la Vida, el que cree en Mí, aunque haya muerto vivirá, y todo aquel que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre" (Jn 11, 25)

 

 

 

Lic. Felipe Calderón Hinojosa

Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos.

Presente.

 

 

Estimado Sr. Presidente:

 

Los Obispos de México al enterarnos del trágico accidente ocurrido la tarde del 4 de noviembre, donde fallecieron algunos de sus más cercanos colaboradores, queremos manifestarle nuestra cercanía y aprecio en estos difíciles momentos.

 

La ausencia del Secretario de Gobernación, hombre de visión y futuro, como Usted lo ha expresado, si bien deja un vacío importante, llevará a redoblar el esfuerzo que su Gobierno emprendió en la transformación de un México donde la justicia y la paz sean el camino por el que transitemos todos.

 

Los esfuerzos que Usted y su Gobierno vienen realizando para hacer de México un país seguro, estable y soberano, no se detendrán por ninguna circunstancia adversa que pueda ocurrir; por el contrario, hoy más que nunca los mexicanos estamos con Usted.

 

El Episcopado mexicano manifiesta su plena confianza en las Instituciones del Estado que son  garantía de estabilidad en los cambios que se han venido propiciando.

 

Elevamos nuestra súplica al Señor Jesús y a la Virgen de Guadalupe por el eterno descanso de Juan Camilo Mouriño, Secretario de Gobernación; José Luis Santiago Vasconcelos, Secretario Técnico para la aplicación de las Reformas Judiciales; Miguel Monterrubio, Vocero de la Secretaría de Gobernación; Norma Díaz, Directora de Relaciones Publicas de la Presidencia de la República; Arcadio Echeverría Lanz, Coordinador de eventos de la Secretaria de Gobernación; Julio César Ramírez Dávalos, Capitán; Álvaro Sánchez, Copiloto; y Giselle Carrillo, sobrecargo; y por las demás personas fallecidas en tan grave percance. Pedimos consuelo y fortaleza para sus familiares y amigos.

 

Desde nuestra fe y esperanza cristiana, proclamamos la vida en Cristo, y por ello, estamos seguros que Dios, Padre Misericordioso, los ha recibido en su seno, donde un día nos uniremos todos al banquete eterno que el Señor Resucitado nos tiene preparado.

 

Reciba nuestro sincero saludo y bendición.

 

Por los Obispos de México.

 

 

+Carlos Aguiar Retes
Obispo de Texcoco
Presidente de la CEM

+José Leopoldo González González
Obispo Auxiliar de Guadalajara
Secretario General de la CEM

 

 

 

© 2008 CEM :: CONFERENCIA DEL EPISCOPADO MEXICANO - www.cem.org.mx